EL ENFOQUE CUALITATIVO. ¿UN COMPLEMENTO DE LA RACIONALIDAD O UNA VARIANTE DEL ENFOQUE MULTIMETODO EN INVESTIGACIÓN CIENTIFICA?

Publicado en por otogran.com.over-blog.es

 

EL ENFOQUE CUALITATIVO. ¿UN COMPLEMENTO DE LA RACIONALIDAD O UNA VARIANTE DEL ENFOQUE MULTIMETODO EN INVESTIGACIÓN CIENTIFICA?

 

(The qualitative focus. A complement of rationality or a variant of the multimethod in scientific research?)

Granados Otoniell.

otogran2008@gmail.com.

 

RESUMEN

 

El desarrollo de la investigación social en Venezuela ha generado la necesidad de discutir y resolver puntualmente aspectos unificadores de los tratamientos epistemológicos, metodológicos y operativos a seguir en los estudios ubicados en el contexto de las ciencias sociales. En efecto, la aceptación de la complementariedad de enfoques de investigación (cualitativos-cuantitativos) esta resuelto, el asunto ahora demanda el discutir si esta complementación solo es una variante de lo que actualmente se conoce como el enfoque Multimetodo, enfatizado por Shaughnessy, Zechmeister y Zechmeister (2007). Esta  propuesta metodológica, también trabajada por Ruiz Bolívar(2008) la cual atiende a la consecución de un conocimiento integral mediante la utilización de diversas vías metodológicas y/o procedimentales de corte cuanticualitativo, se ve como una novedad en investigación, por cuanto busca la implicación de todos los caminos investigativos en aras de conseguir el conocimiento mas completo posible sin caer en el manejo de diferentes vías sin atender los paradigmas sustentadores de los procesos de investigación. Es por ello que surge este artículo cuyo propósito es el versionar una serie de ideas, conceptos y posturas epistémicas metódicas y procedimentales que justifican el manejo del enfoque multimetodo en investigación científica y así contribuir al desarrollo del quehacer científico en las ciencias sociales y, porque no, en las formales y naturales.

 

Palabras claves: Enfoque cuantitativo, cualitativo, multimetodo, investigación científica 

 

 

SUMMARY

 

The development of social research in Venezuela has generated the need to discuss and resolve promptly unifying aspects of the epistemological, methodological and operative treatments in studies located in the context of social sciences. Indeed, the acceptance of the complementarity of research approaches (quantitative-qualitative) this resolved, the matter now demand to discuss whether this single complementation is a variant of what is currently known as the multimethod approach, emphasized by Shaughnessy Zechmeister, Zechmeister (2007). This methodology also worked by Ruiz Bolívar (2008) which attends to the achievement of a comprehensive knowledge through the use of various methodological and/or procedural ways of cutting quantitative, is seen as a novelty in research because it seeks the involvement of all investigative roads in order to achieve the knowledge most complete possible without falling into the management of different ways without sustaining the processes of research paradigms. For this reason arising this article whose purpose is to cover a series of ideas, concepts and postures methodical and procedural epistemic justifying management approach multimethod in scientisfic research and contribute to the development of scientisfic work in the sciences and, because not in the formal and natural.

 

Keywords: Approach to quantitative-qualitative, multimethod, scientific research

INTRODUCCIÓN

 

El avance de las construcciones teóricas emplazadas en las composiciones científicas dentro del campo de las ciencias sociales, avizora a corto, o en el mejor de los casos, a mediano plazo, el desplazamiento hacia espacios científicos menos rigurosos en los tratamientos epistémicos consustanciados con la confirmación empírica como prueba  verificadora de tesis, conceptos, axiomas e hipótesis, proporcionadas por la aplicación del episteme empírico racional positivista. Digo en el mejor de los casos porque considero que dicho episteme tiene sus valoraciones ciertamente fundadas en hechos, los cuales, en muchas circunstancias, resultan incuestionables a la luz de la crítica científica.

 

Usted, mi querido lector se preguntará ¿ Porque ahora la tendencia en las ciencias sociales  se orienta hacia la construcción del conocimiento mediante el descubrimiento de los significados que están detrás de las acciones humanas?. De verdad, esto encierra una certidumbre de primordial calidad epistémica. El hecho de cualificar el hecho, no como simple hecho probatorio, sino estudiarlo de acuerdo a lo que trasciende de él mismo, o  de lo que emana de su influencia, es decir, de las ideas subyacentes,  resuelve una situación referida a la profundidad particular del conocimiento social.

 

Pero, de igual forma me pregunto ¿Por qué otorgarle al enfoque de  investigación cualitativa la misma autoridad, cuestionada al enfoque cuantitativo? Es evidente que este se caracteriza por su dogmático arraigo en el espacio académico universitario en el campo de la ciencia formal, natural y social y, por  la aparente superficialidad que el tratamiento estadístico matemático imprime a los hechos que estudia. Sin embargo seguidores de este paradigma como Beveridge (1996) valoran los procedimientos cuantitativos en el campo de la matemática, la física, la biología, química y la termodinámica, consideradas áreas de la ciencia formal y natural, por cuanto a su juicio, el hecho indiscutiblemente constituye plena prueba, la confirmación empírica de la presunción científica.

 

El autor antes mencionado dice al respecto, retomando a Spencer, que “...el aprendizaje de los idiomas tiende a aumentar el respeto por la autoridad y, de este modo, disminuir el desarrollo de la facultad de juicio independiente...”, aseveración confirmada por Darwin y Einsten, quienes “...tenían una fuerte aversión por el latín, probablemente porque sus mentes independientes se revelaban contra el desarrollo del hábito de la autoridad aceptada, en lugar de la búsqueda de la evidencia” (p.21). Estos pronunciamientos, a pesar de que defienden una postura de investigación cuantitativa, deben ser analizados, a mi juicio, desde diversas perspectivas.

 

Si  escudriñamos al interior de lo expuesto por Spencer, encontramos, desde la perspectiva ontológica, la interpretación de “los idiomas”, por parte de Spencer, como la palabra escrita, los juicios pretéritos, los conceptos, los hechos traducidos en palabras, es decir, los textos de publicaciones, revistas y otros órganos divulgativos escritos. Se intuye, entonces, la posibilidad de que quien solo lee puede contaminarse con los juicios de los autores de los textos y, por consiguiente, aumenta la posibilidad de que no asuma una posición crítica ante los mismos sino aceptativa, lo que a juicio de Spencer, perjudicaría la construcción de ciencia. Esta intuición, sin embargo, no es enteramente cierta, por cuanto la ciencia no se construye solamente a partir de la crítica de lo escrito o de lo evidente; muchas veces se construye a partir de la conformación de acuerdos teóricos formulados por diferentes autores en diversos tiempos en similares ámbitos de estudio sobre determinados fenómenos.

 

De lo planteado por Darwin y Einsten ( Beveridge 1996:21) se interpreta, desde el punto de vista epistemológico, la inconveniencia de asumir lo escrito en latín como una verdad y no buscar la evidencia que verifique lo expuesto en tal idioma, entendiendo con esto que el aprendizaje de dicha lengua implica leer textos que contienen mensajes, ideas, conceptos y revelaciones plasmadas por los autores en aquellos; conlleva, de hecho, una adversión (termino que ellos usan) a lo escrito como prueba sino está presente la respectiva constatación empírica a través de la evidencia objetiva y esto no es necesariamente cierto, por cuanto, de acuerdo con Braunsten (1988) el hecho como tal, constituye una apariencia, una prenoción, que esconde la verdad verdadera, a la cual no se aproximan los juicios estadísticos utilizados por la investigación cuantitativa. Los hechos, ciertamente, no constituyen verdades científicas, son solo eso, hechos, captados por los sentidos y remitidos a la mente tal como se evidencian; de ahí que solo permiten un acercamiento factico a una verdad, la cual a su vez, puede ser científica o una simple apariencia o prenoción.

 

Dice este autor, de manera concluyente: “Ya es posible responder: oponiéndose y desenmascarando en su carácter de engañosas apariencias a las evidencias que ofrecen los sentidos. Denunciando y enfrentando la oposición que necesariamente recibe una ciencia nueva (le parte de la ideología prexistente” (p.9)

 

Braunstein, a modo de ejemplo, demuestra lo antes dicho asi:

 

¿Y en la química?: Cualquiera sabe que el azúcar es blanca, dulce al paladar y se disuelve en agua. Más cuando le preguntamos al químico qué es el azúcar, él nos dice: “es casi en un 100% sacarosa". Le contestamos: "¡Extraño nombre! Usted no nos ha contestado nada. Simplemente ha cambiado una palabra común por otra palabra menos conocida. ¿Qué es eso que usted llama sacarosa?" Y ahora ya no nos contesta nada. Toma una lapicera y dibuja estos signos extraños en una hoja de papel: La respuesta se asombrosa: el azúcar es sacarosa y la sacarosa parece ser un jeroglífico. En ese dibujo no reconocemos ni la blancura, ni la dulzura ni la solubilidad. Ahora querremos saber cómo llegó él a saber que el azúcar, que tanto los químicos como nosotros, usamos para endulzar el café es así, tan extraño. Y nos dirá que no fue mirando, ni oliendo, ni tocando, ni gustando lo que le vendía el almacenero. Alcanzó ese conocimiento trabajando teóricamente, utilizando conocimientos científicos anteriores, formulando hipótesis, poniéndolas a prueba.

 

 

Otro aspecto que dilucida lo anteriormente planteado es lo referente a la verdad   del conocimiento y de la interpretación del mismo. En efecto, el reconocer la verdad científica como única en tanto producida por procedimientos cuantitativos y/o cualitativos o complementarios, encuentra una contraposición bien importante con la producción del  conocimiento como verdad particular y enteramente consistente con determinados contextos, personas, posturas y perspectivas. Es decir, la verdad científica va de la mano con el contexto de donde es extraída, obtenida o construida; lo otro, existen tantas verdades científicas como contextos de construcción que de las mismas existan. De igual modo, lo que es verdad para un contexto, puede esconder una mentira que para otro contexto es cierta, de ahí la diversidad, lo rizomático, lo sistémico del sistema de verdad instituido en el ámbito de la ciencia social.

 

 Según Zavala (1998) quien plantea, a propósito de la verdad única

 

 ….la tesis central del… principio constructivista según el cual toda verdad es una ficción (P. Watzlawick 1982). Este principio sostiene que toda verdad tiene su campo de validación en un contexto particular en el cual esta misma verdad es construida de una manera particular….El laberinto arbóreo rompe con la lógica circular, es decir, con la lógica del camino único y de la única verdad. Este es el laberinto moderno, que da forma a un sistema donde varias verdades son posibles, de manera alternativa o simultánea….Por último, el laberinto rizomático es una forma extrema de laberinto arbóreo, ya que sigue la lógica de la simultaneidad interna. A este laberinto lo podemos llamar, naturalmente, laberinto posmoderno, y contiene a la vez una y varias verdades simultáneas, como un sistema de desconstrucción recursiva de sus propias condiciones de posibilidad. Este sistema de verdad da lugar a la indeterminación, pero en su interior contiene, simultáneamente, diversas versiones de los laberintos circulares y arbóreos.(p. 33-48)

 

Los anteriores análisis enaltecen el texto como objeto de conocimiento, no lo excluye en la construcción de este; es decir, le proporciona un valor agregado al mismo, por cuanto le da a la escritura un carácter complementario en el tratamiento profundo de las diversas aristas que pueden presentarse en tales construcciones, que no pueden ser resueltas por los procedimientos estadísticos utilizados por el paradigma cuantitativo. De hecho, en la ciencia social, se hace imperativo, el manejo de procedimientos epistémicos consustanciados con ambos paradigmas: la historia, por ejemplo, requiere del dato factual proveniente del artefacto (objeto) para construir los eventos pasados. Los mismos pueden ser codificados y tratados estadísticamente a los efectos de lograr aproximaciones hacia verdades teóricas, las cuales no serán tales hasta tanto no se triangulen con evidencias escritas o verbales transmitidas por interlocutores válidos (informantes claves).

 

Strauss y Corbin (1991) ante la interrogante: ¿Can I combine qualitative and quantitative methods? (¿Puedo combinar métodos cualitativos y cuantitativos? ), dicen: “The answer is yes. The two types of methods can be used effectively en the same research project…Or, use some form of quantitative data to partially validate one’s qualitative analysis (see Denzin, 1970, on triangulation” (p.18-19). Traduciendo se tiene que los autores exponen: “La respuesta es si. Los dos tipos de métodos pueden ser usados efectivamente en un mismo proyecto de investigación”. Respecto a Denzin (1970) el mismo define la triangulación como “la combinación de metodologías en el estudio de un mismo fenómeno”.(p.291).

 

Desde luego, la posición asumida en este artículo solo sirve para motivar a la colectividad interesada en el tema hacia la discusión crítica sobre la posibilidad de combinar ambas metodologías, o paradigmas como algunos investigadores llaman a la investigación cuantitativa y cualitativa. Es cierto que en el mismo se manejan argumentos válidos para ambas posturas y, creo que mi atrevimiento  o irreverencia está en plantear como posible la hibridación de procedimientos de ambos métodos. Ya Cook y Reichardt (1997), proponen argumentadamente esta posibilidad en la investigación evaluativa, lo que, ciertamente, no es compartido por Martínez (Véase Investigación cualitativa etnográfica en Educación. 1996))

 

Ante esta eventualidad, creo que ha llegado el momento de tomar partido por una cuarta vía, vale decir, por la adopción de un enfoque Multimetodo como variante que involucre el enfoque hibrido, mixto o complementario cuanticualitativo que, en su esencia, contemple valoraciones positivas y objetivas y también las de carácter intersubjetivo, las cuales combinadas, como mencionan Strauss y Corbin, “efectivamente”, puedan dar cuenta de manera integral y profunda las realidades sociales en las cuales se estudien objetos específicos de estudio. En fin, estamos en presencia de la investigación cualitativa como complemento de la cuantitativa y viceversa, con la variante de la utilización de diversos procedimientos metodológicos mas allá de los identificados como cualitativo y cuantitativo, que permitan el logro de un conocimiento mas completo y preciso  lo que me lleva a pensar en la utilidad de desarrollar lo concerniente al enfoque multimetodo, en los siguientes términos

 

DESARROLLO 

 

La Unidad en Investigación a partir de la Diversidad

 

Ahora bien, en los últimos tiempos, en la educación superior venezolana se han dispuesto como prácticas institucionales, la realización de trabajos de grado en el nivel de especialización, maestría  y  doctorados que conllevan, en muchos casos, tratamientos metodológicos variados, que van desde la elección del tipo y /o modalidad de la investigación, la configuración de la población, unidades de análisis e informantes, la selección de las técnica y el diseño de instrumentos, y la propuesta de procesos de análisis, interpretación, discusión, comprensión y teorización, en la cual se incluyen los procesos de validación y confiabilidad de las mismas, para culminar con las conclusiones del estudio.

 

Sin ánimos de polemizar acerca de los razonamientos compartidos o no, de diferentes colegas que gerencian cátedras de metodología de la investigación, asesoran diferentes tipos de trabajos de grado y/o tesis doctorales o, en última instancia fungen como evaluadores (jurados) de tales manifestaciones intelectuales, es importante señalar, que unificar criterios para dictar asignaturas de índole metodológica, asesorar  producciones intelectuales o evaluarlas, a partir del manejo de conceptos reduccionistas, es sumamente arriesgado por cuanto dicha empresa comporta el riesgo de parcelar, atomizar y radicalizar la producción de conocimientos.

 

Es así como se observa a profesores discrepar sobre algún procedimiento metodológico instrumental, o sobre la forma como se registra un antecedente; en otros momentos, jurados que se contradicen en sus evaluaciones sobre el mismo tópico, así como también, contraponen  impositivamente sus criterios, ante la posible creencia de que su posición es la correcta. Los cuantitativista, preconizan y defienden a ultranzas los procedimientos de medición, no están de acuerdo con significaciones comunicacionales por considerarlas vacías o carentes de confirmación empírica evidente; para ellos, el cálculo estadístico es lo fundamental y la muestra de unos resultados, graficados de múltiples maneras, con un alto nivel de racionalidad positivista, constituyen el éxtasis de la investigación.

 

Hecho contrario sucede con los cualitativistas. Estos privilegian la actividad comunicacional, van mas allá del hecho evidente; actúan sobre la interpretación de la esencia de los mismos, no desconocen la ayuda de los números, pero si tienen que decidir, se van por el texto y el discurso histórico, social, literario o de otra índole, porque le encuentran mayor significado a los efectos de precisar resultados de investigación.

 

En tal sentido, lo importante es colegiar las dos posiciones, tal como lo expone Cook y Reichardt (1997) cuando dice que “Hasta ahora ha quedado clara la necesidad de colaboración en paridad de posibilidades metodológicas entre los dos enfoques. Se trata de buscar acuerdos y colaboraciones en aquellos puntos compatibles; pero conviene no confundir las dos perspectivas...” (p.14)

 

Los defensores de las dos posiciones han generado múltiples discusiones, algunas con una gran carga teórica, otras no salen de lo eminentemente empírico; sin embargo, una cosa es cierta, cada uno de ellos pudiera tener razón si su práctica metodológica es soportada por amplios conocimientos epistemológicos. De igual modo, aun cuando no compartan otras posiciones, tengan la suficiente madurez intelectual para entender las mismas, comprender sus procedimientos, aceptar sus resultados y criticar científicamente los aportes generados.

 

En el momento que lo anterior se logre, se habrá constituido la unidad en investigación a partir de la diversidad de sus procesos. Cuando se unifiquen criterios en relación con la praxis investigativa a partir de la comprensión, la crítica objetiva o subjetiva de los procesos de indagación en forma científica y la aceptación como válidos de los resultados originados de estudios abordados  mediante la aplicación de variados paradigmas de investigación, se conseguirá en forma muy concreta, aquel deseo de los diferentes círculos intelectuales académicos constituidos en las universidades, el cual se plantea en los siguientes términos: “Vamos a unificar criterios para.....”. Esto para evitar lo que Beveridge (1996) en forma muy puntual precisa como “... la tendencia humana a juzgar casi todos los asuntos de acuerdo con sus propias experiencias, conocimientos y prejuicios, antes que con la evidencia presentada” (p.165)

 

Pienso que la estandarización de esquemas y procedimientos, la instrucción sobre como deben realizarse o cumplirse actividades instrumentales de investigación o la desestimación de otras formas de ver lo que se debe explicitar en tal o cual aspecto, del capítulo I o II de una investigación, no confluirá en la unificación de criterios, porque siempre permanecerá subyacente la cultura particular y reduccionista con la cual cada docente, investigador o evaluador subraya los procesos y  productos intelectuales.

 

De ahí que sea necesaria la actualización permanente del docente investigador, pero no como una persona capaz de dictar una cátedra de metodología, de asesorar trabajos o tesis doctorales o  de evaluar, como jurado, un determinado trabajo de investigación. Por el contrario, la actualización implicará, a  mi modo de ver, la internalización consciente de una actitud abierta y permanente hacia la unificación de criterios,   de tal manera que el investigador o tesista detecte, evidencie y sienta que al asumir paradigmas de investigación no ortodoxos, no tradicionales, tendrá un docente, un asesor, un evaluador consustanciado con la multiplicidad epistémica suficiente para realizar una labor empática, crítica y realmente científica. 

 

El asunto del enfoque multimetodo  desde lo Cuantitativo y lo Cualitativo

 

Para el examen de este asunto, parto de dos premisas, a mi juicio, importantes:  Si es posible diversificar los procedimientos instrumentales con sus respectivos soportes conceptuales para investigar bajo los enfoques antes enunciados para llegar a la unidad en investigación y si también lo es conjugar los procedimientos de análisis, interpretación y  teorización de ambos enfoques de investigación para conseguir la pretensión unificadora sobre la cual versiono; entonces, es posible producir conocimiento mediante el desarrollo de enfoques multimétodos o variantes metodológicas, que no constituyan en lo teórico mixturas conformadas por solo aquellos dos.

 

Con respecto a esto último, Ramírez (2004) dice que:

 

Bajo esta denominación se engloba un conjunto de enfoques que surgen como respuesta a las tradiciones positivista e interpretativa, pretendiendo superar el reduccionismo  de la primera y conservadurismo de la segunda. Concibe la educación como un proceso histórico e ideológico y subraya no sólo la comprensión práctica del hecho  educativo,  es un intento de transformar la práctica educativa para lograr racionalidad y justicia social. El paradigma crítico presupone la existencia de una "comunidad crítica", cuyos miembros desempeñan un activo rol en la concepción y desarrollo del trabajo investigativo. Esta comunidad debe enfrentar la labor investigativa con un componente de autosuperación.

 

Esto, al parecer, esta resuelto por la comunidad de intelectuales que hacen vida activa en la investigación social en nuestro país, lo interesante ahora es resolver la unidad en torno al uso del enfoque multimetodo que aparte de los enfoques anteriores, dilucida una oportunidad racional y completa de construir conocimiento mediante el abordaje de información proveniente de diversos contextos poblacionales, recogidas con diferentes técnicas e instrumentos y procesadas con diferentes y, a veces, contrapuestas técnicas de análisis, cuestiones estas que se plantean a continuación, primeramente, desde las aceras cuantitativas y cualitativas

En la investigación cuantitativa, la escogencia efectiva y eficiente de los sujetos que participan en un proceso de aporte de información, depende de la aplicación de procedimientos instrumentales, algunos aleatorios y algunos intencionales.

En el caso de la determinación de la población, los procedimientos aleatorios se inician con la determinación de la universalidad de los sujetos (universo poblacional), de ahí preciso la población objeto de estudio, con la escogencia de los sujetos que intervienen en el mismo, los cuales se ubican de acuerdo con ciertos criterios: espacio o ámbito del estudio, área temática inmersa en el estudio, actividad o fenómeno a investigar, pero, sobre todo, y eso es importante, el conocimiento teórico manejado por los sujetos para su escogencia (Strauss y Corbin 2002).

Una vez desarrollado estos procedimientos, se analiza la cantidad de sujetos; es grande o es pequeña, características de la misma; es homogénea o heterogénea, es accesible o inaccesible, es cuantificable o no, entre otras operaciones. De todo esto se desprende el reconocimiento de una población susceptible para un estudio de campo; siempre y cuando, repito, cumpla con un requisito: la tenencia del conocimiento teórica necesario en ellos  para su escogencia como población; si esto no se cumple a cabalidad, la información suministrada puede tener una variabilidad que generaría sesgos posteriores en el estudio.

A ver,  no hago nada con decidir que la población de la parroquia Cecilio Acosta de Maracaibo, será la de sus habitantes, considerando como tales, los representantes de cada familia o núcleo familiar, para el estudio de la necesidad de los proyectos de aprendizaje en la escuela como una vinculación a los problemas que acontecen en la comunidad, si aquellos no conocen que es un proyecto de aprendizaje, los propósitos del mismo como herramienta constructiva del aprendizaje dirigido a la solución de problemas locales, regionales y/o nacionales.

No obstante, si lo anotado precedentemente se presenta en la investigación, aplico entonces un procedimiento intencional propio del enfoque cualitativo, no diciendo con esto que no sea aplicable en estudios cuantitativos, independientemente de las consecuencias que pudieran derivarse. En tal sentido, defino algunos criterios de cualificación de la población, entre los cuales, podría mencionar la reducción de su cantidad en aras del logro de niveles de instrucción mas elevados en cada uno de los seleccionados; pero como contraparte, se podría trastocar el carácter generalizador de las conclusiones (Bunge 1972/1993) en tanto explicación  científica del  problema o fenómeno investigado, en otras latitudes o ámbitos, a partir del examen de hechos singulares o particulares, por la minimización de la cantidad de los sujetos que participan en el aporte de información mas diversa y con matices diferentes (Bunge 1972)

Bien, si no me sirve lo anterior, entonces defino la posibilidad de trabajar con población censal, censo poblacional, o poblaciones pequeñas, como lo llaman diversos autores, entre ellos Namakforoosh (2000). En tal sentido, reviso el radio de acción del fenómeno que investigo y en función de ello defino el ámbito territorial y poblacional que ocupa. Si de eso se desprende una población pequeña, entonces, la considero completa independientemente de sus características, solo interesa que vivan el fenómeno, interactúen en el mismo y convivan con sus consecuencias.

No obstante, el hecho de ignorar sus características, dentro de las cuales  coexistirían la ignorancia conceptual fundamentadora de las manifestaciones del fenómeno a investigar (no entienden lo que les propone como afirmación) y la escasa preparación de los sujetos para responder a una batería de itemes científicamente elaborados (entrega de instrucciones por el investigador), por solo citar dos, conllevaría a realizar procedimientos mas exhaustivos para conseguir sujetos conceptual y vivencialmente implicados con el fenómeno objeto de estudio: asisto entonces a la selección de algunos sujetos (individualidades) que en un enfoque cualitativo se le denominaría informantes o informantes claves (Maldonado 1996), para entrevistarlos de manera directa y presencial para obtener datos cualitativos incorporables por su alto nivel de credibilidad, a la información aportada por el resto de la población seleccionada.

A lo antes versionado se le denomina complementación metodológica, con la finalidad de lograr un conocimiento amplio con el uso de información aportada por grupos pequeños de sujetos (González Rey 2007);  la información obtenida se sometería a un proceso complementario denominado por Bisquerra (1996) triangulación, técnica de análisis tradicionalmente destinada para estudios cualitativos pero aplicable  a mixturas metodológicas. Para Kemmis (1983) esta técnica consiste “en un control cruzado entre diferentes fuentes de datos: personas, instrumentos, documentos o la combinación de todos ellos” (264)

Los párrafos anteriores explican multimodalmente (multimetodológicamente) las formas de constituir una población para un estudio, no desestimando, por supuesto, la utilización de otras para lograrlo, solo me limito a tratar lo versionado en este articulo como una forma de informar a tesistas y profesores sobre este aspecto importante de la investigación en tanto complementación de aspectos metodológicos operacionales cuantitativos y cualitativos en estudios de campo.

Lo antes descrito aplica en cuanto a sus procedimientos, su intencionalidad en función de los logros planteados en cualquier estudio, para lo relativo a las técnicas de acopio de datos, validez, confiabilidad, confirmabilidad y viabilidad, de los mismos, técnicas de análisis y procedimientos del estudio. Estos aspectos serán detallados en subsecuentes artículos que sobre el tópico iré escribiendo para su publicación.

Lo importante es que lo anterior apunta a repensar la idea de planear un proceso de investigación a partir de lo asumido por los dos enfoques manejados a partir de una nueva acera, quizás no tan nueva, pero si relevante y laboriosa a los efectos de lograr conocimientos precisos, amplios y completos, como es al alternativa del enfoque multimetodo.

 

El enfoque Multimetodo como una opción más allá de lo cuantitativo-cualitativo en el quehacer investigativo

 

            El enfoque Multimetodo enfatizado por Shaughnessy, Zechmeister y Zechmeister, en su libro Métodos de Investigación en Psicología (2007), es el enfoque, cuyo desarrollo implica el acopio de datos de diferente índole (números, palabras, símbolos, artefactos) para su análisis, interpretación, discusión, teorización, demostración, según sea el caso, para construir, obtener un conocimiento que cubra de manera integral los diferentes ámbitos, dimensiones y variables en el proceso de investigación.

También el enfoque multimetodo alude a la variedad de formas, procedimientos, técnicas e instrumentos, poblaciones, informantes que se consideran a los efectos de producir conocimiento con niveles ciertos de amplitud, exactitud y precisión. Va más allá de lo que tradicionalmente la literatura metodológica considera como enfoque cuantitativo y cualitativo con todo lo que trae consigo cada uno de los mismos.

 

Según Ruiz Bolívar (2008)

 

el enfoque multimétodo (EMM) puede ser entendido como una estrategia de investigación en la que se utilizan dos o mas procedimientos para la indagación de un mismo fenómeno u objeto de estudio a través de los diferentes momentos del proceso de investigación, como son: (a) la concepción de la investigación y las preguntas asociadas; (b) la selección del enfoque de investigación; (c) el levantamiento y análisis de la información y; (d) la interpretación de los resultados e inferencia” (p.17)

 

Ciertamente, si hacemos un ejercicio de comparación, se observan similitudes con lo teorizado respecto a los enfoques tradicionales (cualitativos y cuantitativos de investigación), por lo que su novedad de igual modo es relativa en la investigación, en la cual no se incluye solo lo desarrollado en economía aplicada si no también lo producido en el área de educación y psicología, por solo citar dos ciencias sociales, siendo esto inconsistente con lo pronunciado por Sampieri y otros (2010), quienes exponen que el enfoque multimétodo constituye toda una innovación respecto del proceso de los estudios realizados en materia de economía aplicada al desarrollo.

 

Este enfoque se fundamenta en la multiangulación, como lo menciona el autor precitado, de métodos, es decir; los procedimientos de verificación y confirmación teórica van mas allá de lo detectable en un triangulo informacional. La multiangulación es entendida como la utilización de diversas técnicas y procedimientos de acopio, procesamiento y análisis de datos en contextos poblacionales, instrumentales, procedimentales y conclusivos desarrollados en un proceso de investigación.

 

No obstante, Leininger, tomado de Morse (2010) expone que “algunos investigadores  mezclan métodos de investigación cualitativos con cuantitativos por medio de la triangulación, o lo que llamo multiangulación, usando muchos métodos, diferentes escalas o instrumentos y a menudo, diferentes fórmulas estadísticas. La idea de que mas es mejor y de mezclar los métodos tiende a prevalecer sin la plena conciencia de los propósitos y resultados potenciales de cada paradigma, sus métodos y sus usos….Sin embargo, los investigadores pueden mezclar  métodos cualitativos de investigación dentro de un paradigma particular, pues eso seria compatible con las bases y los propósitos filosóficos de cada paradigma”.

 

Ahora bien, la multiangulación como método de contrastación de los productos de diversas acciones de investigación en el enfoque multimetodo, traduce la inversión de los datos o antecedentes compilados desde las perspectivas cuantitativa y cualitativa, en una serie de combinaciones y contrastaciones en un proceso continuo y ascendente, sin fin, en la cual, de acuerdo con Wagensberg (1989)  “asciende de manera tangencial hacia el infinito, proporcionando nuevos conocimientos, y van repitiendo el proceso en una lógica secuencial…” Esto, con el propósito de conseguir logros validos y confiables, fiables y confirmables. Cabe destacar entonces que el enfoque multimetodo va más allá de la simple recolección de datos de diferentes modos sobre el mismo fenómeno o realidad en estudio, es considerar el estudio del mismo mediante la combinación de inducción y deducción, de análisis y síntesis, de descripción y explicación.

 

Según Marshall y Rossman (1989) citados por Del Rincón (1995, 20)

 

la construcción del conocimiento a través de la investigación exige una actividad que se realiza mediante una espiral de ciclos progresivos siempre inacabada... Aplicando este proceso el investigador puede generar conocimiento teórico, obteniendo y analizando información en torno a problemas surgidos en la propia realidad social... La gran multiplicidad de problemas sociales y educativos susceptibles de investigación hace necesaria una mayor diversidad y plasticidad metodológica que oriente las técnicas pertinentes para la obtención de la información.

 

Otro asunto interesante que destaca el potencial del enfoque multimétodo es el referido al hecho de asumir una perspectiva más profunda y precisa respecto de la realidad regional y local, en tanto implica el tratamiento de información de manera más integral, completa y holística respecto de las diferentes dimensiones, categorías, variables y significados en el estudio. En efecto, la profundización ejercida por el investigador en el desarrollo de estudios sociales, refiere la importancia de tal procedimiento por cuanto apunta hacia el examen detallado de todas las aristas (factores) que como rizomas se encuentran en el contexto, cuyos hechos o ideas sobre estos, que se pretende conceptualizar.

Mediante el uso del enfoque multimetodo, una vez asumido conscientemente el paradigma dominante en la investigación, el estudioso comienza a escudriñar entre el entramado de técnicas y procedimientos metodológicos existentes, los que requiere para intervenir el fenómeno y observarlo, analizarlo e interpretarlo, determinar sus sinecdoquismos (las alteraciones y/o modificaciones de los significados de los hechos o las ideas), con base en el manejo de una serie de datos conseguidos, de igual modo, con el uso de variadas técnicas e instrumentos de acopio de información, con la finalidad de emitir resultados que deriven en conclusiones diversas, precisas y consistentes con el fenómeno estudiado, que constituyan una verdad textual congruente explicativa de la situación investigada.

 

Zavala (1988) revela esto diciendo que: 

 

los elementos principales de todo método de investigación, en el plano de la construcción textual, son el sistema de metáforas utilizadas, el sistema de figuras del lenguaje en el que se apoya el método, y las estrategias deícticas con las cuales se organiza el discurso (es decir, las estrategias para organizar el discurso situándolo en términos de determinados referentes de tiempo, espacio y persona gramatical desde los cuales y hacia los cuales se dirige el texto (p.4).

 

 Así mismo, el enfoque multimetodo incrementa la confianza de los investigadores y de los círculos intelectuales acerca de la precisión, validez, y fiabilidad del conocimiento producido, ya que la diversidad de procedimientos metodológicos implementados resuelve sus debilidades e incrementa sus fortalezas, de tal modo, que sus resultados constituyan referentes teóricos validos para explicar la realidad física, química, social, cualquiera que sea el campo del estudio intervenido científicamente. De igual manera, que haya la confianza de que los resultados obtenidos corroboren conclusiones previas obtenidas en anteriores estudios si se tiene la  certeza en que las mismas constituyan representaciones simbólicas sinonímicas del fenómeno investigado.

Lo anterior se logra mediante la implementación de diseños de investigación consustanciados con procedimientos, en su naturaleza, disimiles, pero que sus aplicaciones complementen, con sus hallazgos, el encuentro de la verdad científica. El enfoque multimetodo apunta hacia esa posibilidad, mas allá del uso de determinada combinación mixta de procedimientos, o técnicas o instrumentos, en el contexto de un estudio específicamente cuantitativo/cualitativo o hibrido.

 

Ruiz Bolívar (2008) , al respecto dice:

 

Particularmente, considero que tal enfoque de investigación (se refiere al multimetodo) es legitimo desde el punto de vista de asumir una realidad como multidimensional y compleja. Sin embargo en la práctica, la validez científica de los diferentes diseños multimétodos depende del conocimiento que el investigador tenga  de los supuestos metateoricos que asumen tanto el paradigma positivista como el naturalista interpretativo, a fin de evitar contradicciones a este nivel y en aras de lograr una integración metodológica armónica que permita tanto la comprensión como la explicación de los fenómenos estudiados.

 

En el mismo orden de ideas, un aspecto de singular importancia para la investigación científica es lo concerniente a la consideración de la realidad regional y local y su vinculación antropológica, societaria, política y cultural con la temática del estudio, en términos de aparición de los hechos/percepción de ideas, radio de acción de estos y  los efectos multifactoriales que sobre ellos/ellas se manifiestan; esto, con la finalidad de converger en resultados de mayor profundidad y complejidad explicativa.

En detalle, se tiene que el carácter regional y local del ámbito del estudio, configura en cada una de ellas, el encuentro con una multiserie de factores, aspectos, características, particularidades, actitudes sociales, usos y costumbres, normas y leyes de uso consuetudinario y de obligatorio cumplimiento, lo cuales se mueven dialécticamente, se muestran en constantes metamorfosis, aspectos estos que resultan muy amplios y complejos para ser tratados en estudios que se precien de una incuestionable seriedad, desarrollados con los esquemas convencionales que en materia de investigación maneja la comunidad científica, vale decir, investigaciones descriptivas, explicativas, documentales, de campo, ex post facto, entre muchas, de fundamentos positivistas, pospositivistas, entre otros paradigmas de investigación propugnados en las comunidades intelectuales que hacen vida científica en las sociedades occidentales.

 

Buitrago (2008) ilustra muy bien lo antes expuesto cuando dice:

 

La globalización implica una realidad nueva en la que se encuentran inmersos tanto los ciudadanos como las naciones, de manera que entran en esta polémica argumentos que se esgrimen hoy en día sobre lo nacional, lo auténtico, lo autóctono, lo tradicional, lo propio, lo territorial para confrontarlos críticamente con otras categorías como lo transnacional, lo global, lo mundial, virtual o ciberespacial, de igual modo que lo artificial, lo alóctono, lo ajeno, entre otros. Además se deben tomar en cuenta conceptos integrativos como híbrido, collage, video clip, desde una perspectiva multi o transcultural. A partir de allí se deben trazar otras rutas de investigación que conduzcan hacia espacios globalizados, que permitan asimilar nuevas realidades como ciudadanos del mundo, con una conciencia planetaria, pero también acceder a “espacios desterritorializados” o virtuales. Todo esto sin olvidar que se presenta de igual forma una revaloración de los espacios locales pero conectados con los globales. Es necesario también continuar con la reflexión crítica sobre la globalización, teniendo presente que hay procesos que no se pueden echar para atrás pero si generar cambios en los modelos económicos, políticos y sociales más adecuados para su desarrollo.

 

 Otra cosa, la focalización, clarificación y los aportes que el enfoque multimetodo genera en en la determinación de los factores, dimensiones y variables claves del tema en estudio, es de incuestionable valor científico por cuanto prevalece la posibilidad de seleccionar, dentro de una variedad de procedimientos, el o los plausible(s) para especifica acción u operación metodológica que determine la manifestación de un indicador o una serie de ellos, el o los necesarios para la construcción de un concepto a partir de un conjunto de ideas que sobre un fenómeno emergen; en fin, lo que se busca con lo antes descrito es hacer de la investigación un proceso clarificador del asunto estudiado a partir de la rigurosidad que reviste la utilización de la diversidad de procedimientos para originar aportes innovadores en la materia social, formal y/o natural.

Si se requiere obtener información para conocer el proceso de identidad regional y local de los individuos de una población especifica, es posible que se utilice una entrevista para obtener la información, un procedimiento vivencial (etnográfico) intrafamiliar por parte del (la)  investigador(a) para confirmar lo obtenido en las entrevistas, una observación participante en una organización comunal para evidenciar la practica social de sus miembros, una revisión documental de la planificación escolar de una institución educativa como una forma de descubrir la intencionalidad de los actos culturales que se programen en la organización. Como pueden ver, los procedimientos, en términos de su aplicación, serán variados en la medida que hayan requerimientos de exhaustividad en el reconocimiento de lo que se pretende conocer y hacia allá apunta el enfoque multimetodo por cuanto no mira si los procedimientos son indistintamente cuantitativos y cualitativos, solo mira la congruencia de lo utilizado con lo fundamentado por el paradigma dominante del estudio a los efectos de lograr el conocimiento integral.

Bericat (1998) habla muy bien sobre lo antes descrito cuando dice que el enfoque multimetodo puede descomponerse, de acuerdo con las necesidades de investigación, en tres, en función de las dimensiones de necesario cumplimiento de la investigación:

 

(a) …La dimensión metodológica, entre los cuales están la sincronía-diacronía, extensi9ón-intensión, objetividad-subjetividad, análisis-síntesis, inducción-deducción y reactividad-neutralidad; (b) las estrategias básicas de integración como son la complementación, la combinación y la triangulación, y; (c) las fases de investigación ue incluyen la definición del objeto, diseño del método, recogida de datos, análisis de los datos y los resultados.

 

Consideraciones finales

 

 En conclusión este enfoque, brinda mayor amplitud, profundidad, rigurosidad metodológica, diversidad, riqueza interpretativa y sentido de entendimiento, por las siguientes razones:

El concepto de verdad verdadera va de la mano del enfoque multimétodo. En efecto, la determinación de la verdad científica como única, generada por procedimientos cuantitativos y/o cualitativos o complementarios, se contradice de manera significativa con la producción del conocimiento como verdad particular, local, regional, es decir, la verdad en tanto realidad examinada, enteramente consistente con determinados contextos, personas, posturas y perspectivas. Es decir, la verdad científica puede ser valida en el  contexto de donde es extraída, obtenida o construida mas no para otros contextos que  presenten similares características; lo otro, existen tantas verdades científicas como contextos de construcción que de las mismas emerjan. De igual modo, lo que es verdad para un contexto, puede esconder una mentira que para otro contexto es cierta, de ahí la diversidad, lo rizomático, lo sistémico del sistema de verdad instituido en el ámbito de la ciencia social; de ahí la necesidad de utilizar el enfoque multimétodo.

Otra razón concluyente es la referida al aspecto multimodal (multimetodológicamente) como formas de constituir el desarrollo de investigaciones científicas, sin la desestimación de la utilización de otros enfoques para lograr el cometido esencial en cualquier proceso de investigación; en definitiva, el enfoque multimetodo apoya la producción teórica desde diferentes aristas, tocando cada una de ellas con diferentes procedimientos y técnicas en la medida que el efecto rizoma se manifieste en el ámbito del estudio. Lo antes descrito aplica en cuanto a sus procedimientos, su intencionalidad en función de los logros planteados en cualquier estudio, para lo relativo a las técnicas de acopio de datos, validez, confiabilidad, confirmabilidad y viabilidad, de los mismos, técnicas de análisis y procedimientos del estudio.

 

 De igual modo, el enfoque multimetodo otorga la misma importancia a los diferentes tipos de datos, susceptibles de ser analizados para dar cuenta del comportamiento de variables o categorías; además, las técnicas de recolección de información, como posteriormente los procedimientos de análisis se realizan de manera simultánea; sus resultados se combinan, comparan y se complementan para darle mayor congruencia al capítulo conclusivo de la investigación científica.

 

Para finalizar, el enfoque multimétodo es plausible para el desarrollo de estudios circunscritos a determinada área del saber o, simultáneamente, en varias áreas del saber, vale decir, por ejemplo, en el campo de la ingeniería y la sociología por solo mencionar la posibilidad de estudiar la influencia de las construcciones civiles urbanas  en contextos culturales dominados por patrimonios culturales indigenas.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Bericat, E (1998) la integración de los métodos cuantitativo y cualitativo en la investigación social. Barcelona. España. Ariel

                                                                 

Beveridge, W.I.B (1996) El Arte de la Investigación Científica.  Caracas. Ediciones de la Biblioteca de la Universidad Central de Venezuela.

 

Bisquerra, R (1996) Métodos de Investigación Educativa. Guía Práctica. Barcelona. CEAC

 

Buitrago, J (2008) la investigación cultural: un campo de estudio complejo. España. CEAC

 

Bunge, M (1972) La Ciencia su Método y su Filosofía. Barcelona. Ariel Methodos.

 

Bunge, M (1993) La Investigación Científica. Edición corregida. Barcelona. Ariel Methodos.

 

Braunstein, N (1984) Como se constituye una Ciencia. Seminario de problemas científicos y filosóficos de la UNAM. Sesión del 26 de febrero

 

Cook, T.D y Ch.S. Reichardt (1997) Métodos cualitativos y cuantitativos en investigación evaluativa. Tercera Edición. Madrid. Ediciones Morata S.L.

 

Del Rincón, D. (1995) Técnicas de Investigación en las Ciencias Sociales. Madrid. Dykinson

 

González Rey, F (2007) Investigación Cualitativa y subjetividad. Los procesos de construcción de la información. México. Mc Graw Hill Interamericana.  

 

Kemmis, S (1983) Action Research. En T. Husén et al., International Encyclopedia of Education: Research and studies. Londres. Pergamon

 

Leininger, M (1990) Ethnomethods:The philosofhic and epistemic bases to explicate transcultural nursing knowledge. En Morse, J (2010) Asuntos críticos en los métodos de investigación cualitativa. Facultad de Enfermeria de la Universidad de Antioquia. Colombia. Contus.

 

Lipson, J (1992) Asuntos éticos en la etnografía. En Morse, J (2010) Asuntos críticos en los métodos de investigación cualitativa. Facultad de Enfermeria de la Universidad de Antioquia. Colombia. Contus.

 

Maldonado, J (1996) Investigación Educacional. (Mimeo)  Maracay. IUPEMAR.

 

Namakforoosh, M (2000) Metodología de la Investigación. Segunda Edición. México: LIMUSA/Noriega Editores

 

Hernández, R, Fernández, C y P. Baptista (2010) Metodología de la Investigación. Quinta Edición.

 

Ramírez, I (2004) Los diferentes paradigmas de investigación y su incidencia sobre los diferentes modelos de investigación didáctica. En: http://www.unedu.pe/planbasico/images/stories/doc/articulos

 

Ruiz Bolívar, C (2008) El enfoque Multimétodo en la Investigación Social: Una mirada desde el paradigma de la complejidad. Revista de Filosofía y Sociopolítica de la Educación. Número 8, Año 4.

 

 

Shaughnessy, J, Zechmeister, E y J. Zechmeister (2007) Métodos de Investigación en Psicología. Séptima Edición. México. Mc Graw Hill. 

 

Strauss, A y J. Corbin (2002) Bases de la Investigación Cualitativa. Técnicas y procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada. Facultad de Enfermería de la Universidad de Antioquia. Medellín. CONTUS Editorial Universidad de Antioquia.

 

Wagensberg, J (1989) Ideas sobre la complejidad del Mundo: En Silva, A.E (2010) Investigación Acción Metodología Transformadora. Segunda Edición, corregida y ampliada. Estado Zulia. Fondo Editorial UNERMB. 

 

Zavala, L (1998) La precisión de la incertidumbre: Posmodernidad, vida cotidiana y escritura. Toluca. UAEM

 

 

 

Comentar este post